mesæstandar

#9 Geopolítica

Está en el aire, esta noche - David Turnbull

China es el anfitrión del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC por sus siglas en inglés) en Beijing. Seis años después de despejar los cielos artificialmente para los Juegos Olímpicos, otra operación de ingeniería climática ha sido necesaria: las fábricas han sido cerradas, la densidad del tráfico ha sido reducida en 72 horas (día?semana?mes?) de tal manera que el aire de Beijing está lo suficientemente limpio para que los líderes de 20 naciones que asistirán al APEC no tengan que soportar la particularmente extraña sensación en la nariz y la garganta, así como la irritación en los ojos común en cualquier otro día. A todo el mundo le gusta el olor del cielo azul en la mañana. El Azul APEC, como se le conoce en los medios de comunicación y en la calle, es un efecto; la consecuencia de un encubrimiento que no cubre nada, un perfecto ejercicio de transparencia ejecutado con una claridad que simplemente refuerza la noción de que sabemos lo que sabemos y sabemos lo que no sabemos; y sabemos lo que no queremos saber, pero que en el fondo si queremos saber. Es obvio para todo el mundo.

Hago la siguiente reflexión; hace solo tres semanas estaba yo en otra gran ciudad contaminada, en otro continente. Volé de Nueva York a través Londres. Fue un viaje rápido para una conferencia de científicos africanos, periodistas científicos y formuladores de políticas en Nairobi, Kenia. El aeropuerto internacional estaba lleno de personas con prisa. Había señales de advertencia sobre el ébola en cada columna. Pude percibir claramente la tensión y la ansiedad en África Oriental sobre la contención de la enfermedad propagada. Pasé por inmigración tan rápido como pude, pagué 50 dólares por una visa y salí de la aduana. Nada qué declarar por supuesto. Un amigo me esperaba afuera, un periodista medioambiental. Caminamos hacia su auto, puse mi equipaje en el maletero incluyendo una maleta grande con ropa y varios objetos de valor de América que él y sus familiares habían comprado on-line.

Era tarde así que el tráfico estaba tranquilo, pero Nairobi en la anoche es muy oscuro. No sabía a donde estaba yendo así que tuve que confiar. Las mejores vías son nuevas y fueron construidas por contratistas chinos usando mano de obra china, esas no eran las vías en las que estábamos. El viaje duró alrededor de 45 minutos.Finalmente llegamos a mi hotel, el lugar de la conferencia. Los guardias de seguridad de la entrada revisaron el auto buscando explosivos. Entramos. Estaba tarde. Un recepcionista somnoliento me registró. Yo no estaba poniendo atención pero en la penumbra de la noche poco a poco me di cuenta de que todas las señales estaban en mandarín. Al entrar a la habitación doble, recientemente pintada, dejé caer mi maleta y me senté en la cama. En la repisa frente a mí había dos latas coloridas y brillantes. Cada una contenía una máscara de gas.