mesæstandar

#8 Trópico

Trópico. Imágenes cruzadas - Sebastián Mejía y Edgar Mazo

“Olhos abertos em vento
Sobre o espaço do Aterro
Sobre o espaço sobre o mar
O mar vai longe do Flamengo
O céu vai longe e suspenso
Em mastros firmes e lentos
Frio palmeiral de cimento”1

Caetano Veloso recorre el Brasil de 1968,  antropofagia de ritmos, su primer álbum como solista daría nombre a una corriente artística: Tropicalia. Ritmos pero también geografías, ciudades, clima, instantes y sensaciones atrapadas en canciones que intentan reconstruir el deambular de Caetano Veloso por el territorio.

Y quizás, habríamos en algún momento, tras conversaciones informales, intentado reconstruir imágenes, como Caetano Veloso, de algún viaje por el territorio que habitamos. 

1. El verde de la piscina recuerda sin disimulo el verde de los ríos, de los charcos en los que de infantes solíamos jugar, crecimos haciendo cortos viajes en la búsqueda de represamientos naturales en los cauces de agua. El agua allí es verde y los fondos rocosos dejan intuir en cambios cromáticos relieves conformados por grandes rocas que la borrasca depositó algún día allí. Río Claro.

2. Partiendo de Medellín había que escalar la cordillera y escurrirse por trazados truculentos, casi siempre cubiertos de neblina y atascados en un tráfico lento pero apacible. El agua se derramaba por cada accidente geográfico que pudiera encausarla y hábilmente los lugareños la capturaban en pequeñas trampas y conducían parcialmente por gruesos tubos negros para luego dejarla escurrir libremente cerca de las carreteras donde se lavaban los camiones; a la vez un balneario para aquellos viajeros que se deleitaban con el agua cayendo con fuerza sobre sus espaldas. El fondo de esta ducha era un follaje espeso, de hojas grandes y gruesas, de tallos acanalados y altos pastos; el ambiente todo era húmedo, frío que calaba los huesos. Los camerinos son eso, ese recuerdo, se desciende por una rampa truculenta y se encuentra uno esa  vegetación, de hojas gruesas y tallos acanalados. El ambiente es húmedo, del techo se desprende un “chorro” de agua, sin más control que la gravedad, que golpea con fuerza los cuerpos de los bañistas. Puerto Valdivia.

3. La imagen es difusa, aquello que capturan los ojos del visitante a la exposición es en primera instancia una visión borrosa de la recomposición del paisaje antioqueño; esa imagen difusa es la que tratará de resolver el visitante y aquello que en principio era una idea borrosa se esclarecerá lentamente. Quienes han viajado al norte de Colombia quizás hallan vivido los drásticos cambios de temperatura entre el automóvil climatizado y la inclemencia del sol sobre la arena, quizás puedan recordar los vidrios opacarse por la condensación del agua, aquella foto no corresponde a una línea del horizonte fuera de foco, en efecto es el cielo y el desierto, sin embargo es la condensación del agua en la lente lo que disuelve la primera fotografía de aquel viaje. La Guajira.

1 Fragmento de ‘Paisagem Útil’, Caetano Veloso 1968.