mesæstandar

#4 Reforma

Reforma: reflexiones asociadas - Eleonora Guidotti

Pieza teatral
Una reforma es una pieza teatral de tres actos (anteproyecto, proyecto básico y proyecto de ejecución) con el siguiente repertorio de actores: cliente, arquitecto, empresa constructora, albañil, carpintero, electricista, fontanero, estructurista, cerrajero.

Relación
Reforma: contrato profesional de colaboración intensa, íntima y conflictiva entre cliente-arquitecto-constructor, con duración establecida, susceptible de ampliaciones.

Cambios
Denominador común de una reforma: transgredir o restablecer la configuración existente de la vivienda.

Confrontación
Una reforma implica estudiar y evaluar lo existente. En función del enfoque elegido, la propuesta puede dialogar amablemente o agresivamente con el entorno, pero nunca podrá obviarlo, y los límites que este impone serán la mayor apuesta para el resultado final.

Sueño de habitar
Las reformas son los proyectos que implican de manera directa a los habitantes, les ofrecen la oportunidad de realizar sueños y deseos guardados, si bien estos no siempre compensen el esfuerzo. Son momentos únicos, placenteros, frustrantes e inolvidables donde apuestas todo lo que tienes.

Desgaste
Los tiempos en que reformamos son temporadas de presión intelectual y económica muy altas, de manera que las reformas deben ser dosificadas y mitigadas para recobrar la dimensión adecuada dentro de la vida de uno mismo.

Traje a medida
El objetivo fundamental de una reforma es adaptar y entallar el espacio de la vivienda a la forma de vida del usuario. Si se cumple el objetivo, el resultado final será un retrato doméstico fiel del inquilino; en el caso contrario, el resultado será anecdótico e impersonal.

Poder
Una reforma es para el habitante, la oportunidad de enseñarse, promoverse y exhibirse. Cualquiera que ingrese en una vivienda nueva, quiere marcar el territorio que le pertenece y someterle a su poder económico y político.

Investigar
Una reforma no agota, en sí, el campo de opciones que se despliega a la hora de configurar el proyecto; cada reforma es una nueva investigación con una sola combinación de situaciones que dan sentido a la obra entera: nuevos usos, texturas, materiales, acabados, colores, relaciones de escala, objetos, luminaria.

Revolución emocional
La reforma produce emociones y estados de ánimos opuestos; cualquier configuración espacial tiene consecuencias ineludibles sobre los sentidos y el estado de ánimo del habitante. La selección de los usos y de los acabados empleados aporta información que el usuario debe gestionar y asimilar. Tal situación puede dar lugar a condicionamientos que afecten al comportamiento del habitante, provocando nuevas interacciones y experiencias vivenciales en un marco físico definido.

Etapa vivencial
La reforma es un ciclo de vida lleno de nuevos propósitos y objetivos. En consenso, una pareja de amigos decidió que cada cuatro años vendería su casa, compraría otra y haría una reforma: arquitectónica y de vida. ¡Les ha ido muy bien!